Volver

El sofá refleja, más que ningún otro tipo de mueble, el estilo de vida de su propietario. Y aunque las opciones parecen infinitas, una cosa es cierta: un sofá siempre es el centro de atención y determina la atmósfera de la habitación en la que se encuentra. Solo por su tamaño, la forma, los materiales y los colores de un sofá se convierten en elementos que definen el estilo. Aun así, su objetivo fundamental sigue siendo el mismo: ofrecer la mayor comodidad posible.