Volver

Cuando una silla es revolucionaria.

La Eames Fiberglass Chair y la Eames Plastic Chair
Historia de un original de Vitra original

Pocas veces una idea ha tenido tanta trascendencia en la historia de la silla moderna como la creación de la silla de plástico de Charles y Ray Eames. La silla número 14 de Thonet había tenido una gran difusión en el siglo XIX y, en la década de 1920, Marcel Breuer, Mart Stam y Ludwig Mies van der Rohe, utilizando tubo de acero para sus diseños, transformaron la producción y la estética de la silla en la primera mitad del siglo XX.

La silla de plástico de Charles y Ray Eames, que se basaba en una idea que Charles había desarrollado para el concurso del MoMA Low Cost Competition en 1948, introdujo en la fabricación de muebles un material –el plástico y, más exactamente, el poliéster reforzado con fibra de vidrio– que hasta entonces nunca se había utilizado para este fin. Se trataba además de una nueva forma de silla, el asiento monocasco, que acabó con la idea de que una silla era un conjunto inseparable de asiento y patas, ya que ofrecía la posibilidad de combinar el asiento monocasco con distintas bases.

«El efecto "como-debe-ser". Cuando un objeto está bien diseñado, ni siquiera pensamos que haya sido diseñado».
Charles Eames

Así nació una familia de sillas que, gracias a sus posibilidades de combinación, cubría prácticamente todos los ámbitos de uso: la casa, la oficina y los espacios públicos. Sillas para trabajar, sillas de comedor, sillas para grandes salones, sillas bajas, mecedoras, sillas para salas de conferencias, sillas apilables, sillas tapizadas o no, sillas de muchos colores, sillas para salas de espera, etc.

Este concepto de silla dominó las décadas siguientes. Lo sorprendente es que los diseños de Charles y Ray Eames no solo fueron pioneros sino que, a pesar de su discreción, poseían un lenguaje formal claramente diferenciado de los innumerables diseños de esta tipología desarrollados por otros creadores en los años siguientes; todavía hoy, las sillas de los Eames siguen resultando atractivas.

© Eames Office, LLC

Herman Miller presentó en 1950 las primeras sillas de fibra de vidrio fabricadas en serie. A partir de 1957, Vitra fabricó la Fiberglass Chairs para Europa y Oriente Próximo y este modelo se convirtió en el estándar preferido de los arquitectos para amueblar grandes proyectos. La historia del éxito duró hasta bien entrada la década de 1970. Por aquella época se desarrollaron nuevas sillas de plástico, más baratas, que desplazaron a la Fiberglass Chair y la dejaron fuera de los grandes proyectos. Los nuevos materiales también ofrecían ventajas desde un punto de vista ecológico, por lo que a principios de los años 1990 Vitra suspendió la producción de la Fiberglass Chair.

En estrecha colaboración con la Eames Office, dirigida por la familia Eames, en 1999 Vitra lanzó la Eames Plastic Chair en polipropileno. El polipropileno es un plástico estable y de gran calidad, reciclable y un buen sustituto de la fibra de vidrio. Esto permitió volver a fabricar las sillas del Eames Plastic Group de una forma ecológica. A pesar del éxito de la nueva generación de Plastic Chairs, Vitra nunca perdió el interés por el material original y siguió muy de cerca los avances en los métodos de producción de la fibra de vidrio

En 2018 Vitra volverá a lanzar las Fiberglass Chairs tras varios años de desarrollo de un novedoso sistema de producción. Ahora se ofrecen en seis de los antiguos colores originales y manteniendo en los asientos esa textura irregular, de fibras claramente visibles, que les da un aspecto extraordinariamente apreciado por los coleccionistas y amantes de esta silla.


Fecha de edición: 26.10.2018
Imágenes: Florian Böhm, Marc Eggimann, © Eames Office, LLC

Historias de autenticidad de Vitra
Invierta en un original, porque un original siempre conservará su valor. Una imitación nunca será más que una mera copia, una idea robada. Observe las diferencias, no solo la calidad y las variaciones más evidentes, sino también el atractivo sensorial y emocional del producto auténtico. Un original es un compañero para toda la vida y bien pudiera sobrevivirle y pasar a la siguiente generación, que lo recibirá agradecida. Pero esto es una historia del futuro.
El original es de Vitra